sábado, 5 de abril de 2014

Chocolate Banana Cake

A pesar de llevar más de 10 años viviendo en Madrid, sigo descubriendo sitios increíbles situados en pleno centro. Pues bien, esta mañana hemos ido a un mercadillo benéfico que vi anunciado en internet. Es una Pop up Store que estará hasta este domingo y donde se pueden comprar muebles, ropa, artículos D.I.Y. ...Además, hacen una recogida de alimentos que irá destinada a niños sin recursos. Os animo si podéis a pasaros por allí porque merece la pena. Seguro que encontráis algo y si encima es por una buena causa...
El aliciente extra para acercaros, es que podréis visitar un bonito ejemplo de la arquitectura industrial de la capital construído en 1902. Se trata de una antigua fábrica de carruajes fundada en 1840 llamada Lamarca Hermanos. La empresa tuvo un gran prestigio en su época y fabricando todo tipo de vehículos, coches de paseo para los aristócratas, de gala para la Comisión de Gobierno del Congreso de los Diputados y carrozas para la Casa Real. El edificio se encuentra situado en la calle Fernando VI, 10 y estuvo durante años prácticamente en ruinas hasta que en 2010 fué restaurado. Consta de dos plantas y en ellas se mezclan elementos clasicistas y modernistas. Los techos de madera con vigas a la vista y las columnas de hierro son preciosos. Ha sido todo un decubrimiento! Y lo curioso del caso es que habré pasado por ahí miles de veces, sin fijarme en este magnifico edificio... En fin, que Madrid sigue sorprendiéndome. 
Cinnamon Tales
La tarta de hoy es una perfecta combinación de plátano y chocolate. Sabéis que no soy fan de esta fruta.... pero en bizcochos me parece deliciosa. Aquí os dejo la receta:

Cinnamon Tales

Ingredientes:
Para el bizcocho necesitaremos:

1 1/2 cups de azúcar blanco
1 3/4 cups de harina de trigo
3/4 cup cacao en polvo 
1 1/2 cucharaditas de bicarbonato sódico 
1 1/2 cucharaditas de levadura química
1/2 cucharadita de sal
2 huevos grandes
4 ó 5 plátanos de Canarias maduros 
3/4 cup agua templada
1/2 cup leche
1/2 cup aceite de girasol
1 1/2 cucharaditas de extracto de vainilla


Ganache de chocolate:
227 gramos de chocolate para postres
3/4 cup nata
1 cucharadita de mantequilla

Elaboración:
Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos un molde de unos 24 cm de diámetro con un poco de mantequilla y enharinamos. Esto hará que el bizcocho no se pegue al fondo y el desmoldado sea mucho más fácil.
En un bol, juntamos todos los ingredientes secos, la harina tamizada, el cacao, la sal, la levadura química, el bicarbonato y el azúcar.
En otro bol preparamos los ingredientes húmedos. Con la ayuda de una batidora manual, trituramos los plátanos. Tambien lo podemos hacer con un tenedor si no queréis manchar más. Yo soy un poco vaga y prefiero hacerlo con la batidora! :D
Cinnamon Tales
A continuación incorporamos los huevos batidos, la leche, el aceite y el extracto de vainilla. Removemos bien y vamos añadiendo el agua templada. 
Ahora, vamos a ir añadiendo poco a poco los ingredientes secos. Batimos con fuerza para que queden todos bien incorporados. Nos quedará una masa oscura ligeramente líquida.
Vertimos en el molde y al horno! Pasados 40 minutos, deberemos estar atentos para que no se nos queme. En mi horno tardó en hacerse unos 45 minutos más o menos.... pero el tiempo ya sabéis que es orientativo y depende de cada horno.
Cinnamon Tales



Aquí os dejo un foto del corte. No es muy buena, porque la saqué con el móvil...pero os podéis hacer una idea de lo suave y esponjoso que queda el bizcocho... sin mencionar el aroma que desprende al cortarlo....
¿Qué la disfrutéis!

miércoles, 26 de marzo de 2014

Brioche

La receta que hoy os traigo es un clásico de la repostería francesa. No obstante, lo que probablemente no sabréis, es que esta delicia gala, tiene sus orígenes en otro postre típicamente rumano, el sărălie.
En Francia, dependiendo de la zona, hay distintas variantes, en las que se añaden algunos ingredientes o rellenos a la receta original. Pero todas ellas tienes unos ingredientes base comunes: huevos, levadura, leche y azúcar. 
Así que sin más dilación, comparto con vosotros la receta de, en mi opinión, el brioche perfecto. He probado varias y esta es la que más me ha gustado con diferencia. Como siempre, es una receta muy sencilla, con ingredientes de "andar por casa", así que espero que os animéis a probar a hacerla vosotros mismos. 
Cinnamon Tales
Ingredientes:
2 huevos
75 gr leche
1 cucharadita de sal
4 cucharaditas de azúcar
300 gr harina de fuerza
10 gr levadura fresca
60 gr mantequilla a temperatura ambiente

Elaboración:
Ponemos todos los ingredientes salvo la mantequilla en un bol y amasamos con las manos. Cuando estén bien mezclados, incorporaremos la mantequilla cortada en dados. Continuamos amasando hasta conseguir una masa lisa y brillante.

Pulverizaremos la superficie de la masa con agua para que no se seque, cubrimos con un paño y la dejamos reposar hasta que haya doblado su volumen (1 1/2h aproximadamente).
Cinnamon Tales

Pasado este tiempo, engrasamos un molde rectangular tipo "plum cake".
Volcamos la masa en una superficie enharinada y la dividimos en 20 porciones. Vamos dando forma de bola a todas ellas y las colocamos en el molde todas juntas. Cubrimos con un paño de algodón y lo dejamos reposar durante 45 minutos (o más, depende del calor que haga en vuestra cocina).

Cuando haya doblado su volumen, pintamos con un huevo batido para que quede dorado y horneamos a 190º durante 15-20 minutos o hasta que esté dorado. 
Está buenísimo con un poco de mermelada por encima o mantequilla. Incluso va perfecto con algo salado, para merendar. Si sois golosos, le podéis añadir una pepitas de chocolate o pasas... o lo que se os ocurra. ¡Estará igualmente bueno!
Cinnamon Tales

¡¡Feliz miércoles!!

domingo, 5 de enero de 2014

Roscón de Reyes 2.0

Por fín he conseguido la receta perfecta del Roscón de Reyes (o rosco como se dice en mi tierra). Llevo como unos 5 años probando diferentes recetas y por fin he conseguido la receta perfecta e infalible.... y os lo digo de verdad. La receta base la he encontrado en Webosfritos y después, como no, he hecho algunas modificaciones. El resultado es increible, no exagero! He hecho unos 10 roscones estas Navidades y todos han salido buenísimos. Súper esponjoso y con un delicioso olor y sabor a azahar. 
Cinnamon Tales
Os tenéis que animar a hacerlo. Aunque la receta el larga, no es nada laboriosa y el resultado es inmejorable... o casi!! jaja Además, con lo que os cuesta un rosco en la calle, podéis hacer como 7 con esta receta. Y con los tiempos que corren....
Bueno, esta vez no me enrollo más, que quiero compartir ya con vosotros esta gran receta.
Ingredientes para 2 roscones medianos:
Para preparar la masa madre

70 g de leche entera
10 g de levadura fresca de panadería (yo la compro en Mercadona)
1 cucharadita de azúcar
130 g de harina de fuerza



Para la masa principal
60 g de leche entera
70 g de mantequilla a temperatura ambiente
2 huevos medianos
20 g de levadura fresca de panadería
1 cucharada de esencia de azahar (yo echo 2 porque nos gusta el sabor)
1 cucharada de miel
2 cucharadas de ron añejo
450 g de harina de fuerza
1 pellizco de sal

120 g de azúcar glas
Rayadura de un limón 
Rayadura de una naranja


Para decorar
Huevo batido

Azúcar moreno humedecido con unas gotas de agua
Frutas confitadas
Almendras laminadas

Elaboración:
Lo primero de todo, vamos a preparar la masa madre. Para ello templamos la leche y deshacemos la levadura en ella. Mezclamos con el resto de los ingredientes y formamos una bola.
Ponemos un bol con agua templada y metemos la bola de masa madre en él. Cuando flote, en unos 10 minutos, estará lista para ser usada con la masa principal.
Mientras, preparamos la masa principal. Al igual que antes, desmenuzamos la levadura con la leche tibia.
En un bol, tamizamos la harina con la ayuda de un colador y le añadimos los huevos, el azúcar, la mantequilla derretida, una pizca de sal, el ron, la miel, el agua de azahar, la ralladura de limón y naranja, la masa madre y por la leche con la levadura.
Mezclamos todo de una manera enérgica, yo me suelo ayudar de una cuchara de palo al principio y luego ya uso las manos. Cuando veamos que la masa se va despegando de los lados del bol y se nos pega menos a las manos, la ponemos sobre una superficie fría para seguir trabajándola. Espolvoreamos previamente la superficie con un poco de harina para evitar que se nos pegue. Nos untamos las manos con un poco de aceite y comenzamos a trabajar la masa. Tenemos que conseguir una masa elástica, que al tocarla con el dedo y hundirla ligeramente, recupere pronto su forma. Cuando hayamos obtenido una masa elástica, la dejamos reposar en un bol engrasado ligeramente y tapamos con papel transparente. Dejamos que la masa doble su tamaño, unos cinco horas más o menos. Yo la suelo dejar en una habitación cálida pero nunca directamente junto a la fuente de calor. Es mejor que la masa vaya subiendo poco a poco para conseguir un roscón más esponjoso.
Cinnamon Tales
Pasado el tiempo, dividimos la masa en dos y les damos forma de roscón. Para ello, formamos una bola con cada uno e introducimos los dedos en el centro y vamos agrandando el agujero. Si la masa tiende a encogerse, es que no está bien relajada. Mejor la dejamos reposar otros diez minutos y volvemos a dar forma. Una vez dada la forma, colocamos sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear. Metemos en el agujero un recipiente pequeño redondo para evitar que se nos cierre. Yo uso unas cápsulas de metal que se pueden meter en el horno. Forramos la bandeja de horno con una o dos bolsas de plástico para que la masa no se reseque con el aire. Intentad que el plástico no toque la masa.
Dejamos reposar hasta que doblen su volumen. Este levado es más corto, unas dos horas. Yo lo suelo preparar por la noche y dejar en una habitación fresca durante el segundo levado. Así lo puedo hornear a la mañana siguiente.
Precalentamos el horno a 200°, calor arriba y abajo.
Cuando haya subido, pintamos con huevo batido muy suavemente, sin pinchar el roscón, y adornamos con el azúcar humedecido con unas gotas de agua, las almendras y las frutas confitadas.

Metemos en el horno durante 15 0 18 minutos, bajándo la temperatura a 180° en los últimos 10 minutos de cocción. Si vemos que se tuesta demasiado, ponemos un papel de aluminio por encima.
Dejamos reposar hasta que se enfríe y a disfrutar de nuestro roscón artesano!! Está buenisimo solo, pero si lo preferís, podéis rellenarlo de lo que más os guste. El de nata en un clásico en mi casa.
Cinnamon Tales
Mirad que pintaza!!!Lástima que no podáis olerlo! Jajaja

domingo, 22 de diciembre de 2013

Vanillekipferl (galletas de vainilla)

Hoy ha sido el sorteo de la lotería. Lo cierto es que los juegos de azar no son lo mio...siempre me han parecido que son una forma absurda de tirar el dinero. Pero no se que tiene la lotería de Navidad que desde que empecé a trabajar, compro todos los años un décimo (o más). Al principio solo cogía el número de la oficina, por aquello de no ser la única infeliz en caso de que tocara...pero siempre hay alguien que te ofrece uno...y cómo resistirse a la tonta ilusión del "¿y si toca y lo tenía delante de mis narices y no lo he cogido?". Total, que este año me he juntado con 4 décimos... mi máximo hasta ahora! La verdad es que tenía la loca idea de que me iba a tocar y como era de suponer, no me ha tocado ni un euro!!! Espero que vosotros hayáis tenido más suerte. En fin, tendré que esperar un año más para jubilarme! jajaja Está claro que es mejor que me dedique a otras cosas... como la cocina, no? 
Cinnamon Tales

La semana pasada compartí con vosotros una receta de galletas de canela y hoy os traigo otra receta de galletas, esta vez de vainilla. Son típicas de estas fechas en Alemania, Austria y Hungría. Según cuenta la leyenda, su forma de media luna conmemora la victoria del ejercito húngaro sobre los invasores turcos.
Yo las descubrí cuando vivía en Münster. Las horneaba con mis compañeros de piso todas las Navidades. Están hechas a base de vainilla y almendras y resultan perfectas para acompañar el café o el te. El olor que desprenden al hornearse es delicioso. 
Como la masa tiene que reposar en la nevera unas cuantas horas, lo mejor es hacerlas por la noche, así las podemos hornear al día siguiente por la mañana.
Como siempre, se trata de una receta muy fácil, así que os animo a hacerla. Están buenísimas y los ingredientes son de andar por casa. Lo más"especial" es quizás el azúcar avainillado en polvo. Yo lo suelo comprar en los supermercados Aldi, pero seguramente en el Corte Inglés o en cualquier tienda de repostería lo encontraréis. Tiene que ser en polvo ya que es para espolvorear por encima de las galletas.


Ingredientes para unas 40 galletas:
150 gr de mantequilla a temperatura ambiente
50 gr azúcar en polvo
1 pizca de sal
100 gr de almendras molidas
200 gr de harina
3 paquetitos de azúcar avainillado en polvo

Elaboración:
En un bol mezclamos con las manos la mantequilla, el azúcar en polvo, 1 paquete de azúcar avainillado y la sal. Echamos la harina y las almendras y continuamos amasando por unos minutos. Cuando tengamos una masa homogénea y que no se pegue a las manos, envolvemos en papel transparente y dejamos reposar toda la noche en la nevera.
Al día siguiente, espolvoreamos un poco de harina sobre la encimera donde vamos a trabajar la masa. Dividimos la masa en dos y vamos amasando, dándole forma alargada, como si fuéramos a hacer dos serpientes de unos 30 cm de largo cada una. Volvemos a cubrir con papel transparente y refrigeramos durante dos horas.
Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 180ºC y colocamos papel de hornear en la bandeja del horno. Vamos cortando las dos masas en unos 20 trozos cada una y les damos forma de media luna. 
Los colocamos sobre la bandeja, dejando unos 2 cm de espacio entre cada uno. Introducimos en el horno y horneamos durante 15 o 20 minutos.
Cinnamon Tales
Cinnamon Tales

Cuando estén listas, sacamos del horno y aún calientes, espolvoreamos el resto del azúcar avainillado por encima. Dejamos enfriar y cuando estén frías, las vamos colocando en un recipiente hermético. Estas galletas están mejor al día siguiente, por eso es mejor guardarlas y comerlas el día después. Se conservan perfectamente durante una semana y media o dos.

Por cierto, el tarro de galletas que veis al fondo es un regalo de boda de Paloma, mi ex-compi de piso. Vino directamente de Munich para estas con nosotros en ese día tan especial. Mil gracias y un beso enorme desde Madrid!!

Dicho esto, espero que os decidáis a hacerlas y me contéis los resultados :)

Hasta la próxima receta....




lunes, 16 de diciembre de 2013

Galletas de miel y canela

Cinnamon Tales
¡Ya estoy aquí de nuevo! Después de algún que otro altibajo... vuelvo a la carga con nuevas recetas. Y es que últimamente no he tenido la cabeza para la repostería, así que he dejado algo abandonado el blog.
Pero aquí estoy de nuevo disfrutando como siempre de la cocina... y qué mejor manera que con esta receta que hace honor al nombre del blog...
Como bien sabéis, me encanta la canela... el delicioso olor que desprende, su envolvente sabor y ese tono tostado que le da a los bizcochos... para mí, su aroma es el olor de la Navidad. Y no es que tenga reservada esta maravillosa especia sólo para estas fechas. Al contrario, espolvoreo una cucharadita todos los días en mi café matutino... así puedo disfrutar de un trocito de la Navidad al comenzar el día... 
¡Qué cursi suena esto! pero es que, aunque suene típico, para mi la Navidad es la mejor época del año. Me encanta decorar la casa con motivos navideños, crear mi propio calendario de Adviento, el increíble alumbrado de Navidades por las calles de Madrid, la música, quedar con gente que hace casi un año que no ves...con la excusa de que es Navidad, el volver a mi casa en Santander para estar con mi familia... y así hasta un sin fin de cosas más. 
Pensar en la Navidad me da alegría y no os vayáis a creer que soy de esas que se vuelven locas comprando regalos y preparando comidas carísimas para estas fechas. No me gusta regalar por regalar...con lo que normalmente en mi casa no hacemos regalos de Navidad, a no ser que realmente hayamos encontrado algo "perfecto" que regalar. Siempre cae algún detallito... pero no es más que eso, un detallito que colocar debajo del árbol.
Pues bien, despues de este rollo que os he soltado, vamos al grano con la receta. La he sacado de la web Joy of Baking, de la que ya os he hablado en alguna ocasión. Me gusta porque ponen recetas "testadas", es decir, que cuando las hacéis, salen a la primera y no os encontráis con una desagradable sorpresa de que el resultado obtenido no tiene nada que ver con la foto que ellos publican. Hay miles de páginas de repostería en la red y no se si os habrá pasado a vosotros, pero algunas veces, las cantidades de las recetas que se publican no son las correctas... y entonces os preguntáis..."¿pero qué he hecho mal? Si he seguido la receta al pie de la letra...." Pues ese ha sido el error....seguir una receta en la que las proporciones están mal! Estas cosas me dan muchísima rabia... Todavía recuerdo aquel primer Roscón-Piedra de Reyes....
En fin, que me desvío del tema. Aquí os dejo la receta para que probéis a hacerla. La unión de la canela y la miel es inmejorable.

Ingredientes:
2 cups de harina de todo uso
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/4 cucharadita de sal
1 cucharadita de canela molida
1 cucharadita de jengibre molido
1/2 cucharadita de clavo molido
1/2 cup de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
1 cup de azúcar moreno (yo puse algo menos para que no fueran tan dulces)
2 cucharadas de aceite de girasol
1/3 cup taza de miel o miel de caña (melaza)
1 huevo grande
1/2 cucharadita de extracto puro de vainilla
Decoración:
1 cup de azúcar blanco

Elaboración:
En un tazón grande tamizamos la harina, el bicarbonato de sodio, la sal y las especias.
En otro bol ponemos la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar y batimos enérgicamente hasta que nos quede una mezcla cremosa. Añadimos el aceite, la miel, el huevo y el extracto de vainilla y volvemos a batir hasta que todos los ingredientes se mezclen bien.
A continuación incorporamos la harina y con la ayuda de una cuchara de madera vamos integrando bien a la mezcla. Ahora toca ensuciarse un poco las manos (lo más divertido si tenéis niños). Cuando veáis que la mezcla ya no es tan pegajosa, continuamos amasando con las manos durante unos minutos y formamos una bola que envolveremos con papel film. Metemos en la nevera para que enfríe la pasta hasta que esté firme (mínimo 2 horas, aunque yo la dejé toda la noche). 
Cinnamon Tales
Precalentamos el horno a 190ºC. Forramos la bandeja del horno con papel de hornear o si tenéis láminas de silicona también nos vale. 
Coloque alrededor de 100 gramos de azúcar blanco granulado en un plato hondo. Vamos formando bolitas de 2,5 cm más o menos y las rebozamos en el azúcar sin presionar demasiado para que no pierdan la forma redondeada. Colocamos sobre la bandeja del horno dejando unos 5 cm de distancia entre cada bola. Con la parte inferior de un vaso o con la mano, vamos aplanando ligeramente las galletas. Horneamos durante unos 9-10 minutos, o hasta que se vayan agrietando ligeramente.
Cinnamon Tales
Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Si resistís la tentación y os duran más de un día en casa, podéis almacenarlas en un recipiente hermético. Durarán hasta 6 días.
Espero que las disfrutéis tanto como hemos hecho nosotros esta noche...a ver lo que nos duran!

jueves, 31 de octubre de 2013

Amazing Chocolate Cake

Cinnamon Tales
Y por fin mi bizcocho de cumpleaños!! Aunque ha sido con una semana de retraso...este año no iba a quedarme con las ganas...y la verdad es que ha merecido la pena porque esta tarta está increiblemente deliciosa. Si pensáis que exagero... probadla y ya me contaréis. En serio, si os gusta el chocolate ésta es sin duda vuestra tarta. No es excesivamente empalagosa, la cobertura es probablemente la mejor que he hecho y el bizcocho .... súper esponjoso y rico. Probablemente se ha convertido en mi favorita junto con la Guinness Stout Cake. Y lo mejor de todo es que no es nada complicada, yo la hice para llevarla al trabajo este miércoles y en 30 minutos estaba lista. 
Como ya os he dicho, el ingrediente protagonista esta vez ha sido el chocolate negro (aunque "blanqueado con yogur natural). Por si no lo sabíais, el chocolate tiene propiedades estimulantes, por eso cuando lo tomamos, nos produce una sensación de bienestar. Además es un antioxidante natural, con lo que ayuda a prevenir la degeneración de las células de nuestro organismo. Y si todavía no os he convencido...según un estudio publicado esta semana y realizado por la Universidad de Granada, el chocolate negro no engorda!!! Así que...¿qué otra excusa necesitáis para no hacer esta tarta? :D
Pues eso, aquí os dejo la receta. Que la disfrutéis!! Por cierto, perdonad la calidad de las fotos, pero las saqué corriendo antes de irme al trabajo y bueno...
Cinnamon Tales

Ingredientes:
Para el bizcocho:


  • 200 gramos de harina de trigo 
  • 170 gramos de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de levadura química
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico
  • 40 gramos de cacao en polvo 
  • 175 gramos de mantequilla
  • 2 huevos 
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 150 gramos de yogur natural cremoso
Para la cobertura:

  • 50 gramos de mantequilla 
  • 175 gramos de chocolate negro para postres
  • 50 gramos de azúcar en polvo (o más, dependiendo de cómo os guste de dulce)
  • 125 ml de yogur natural cremoso
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 +o 5 nubes de azúcar
  • Un poquito de leche
Elaboración:
Sacar los ingredientes de la nevera un poquito antes para que estén a temperatura ambiente. Precalentamos el horno a 180°C y untamos dos moldes de 20 cm con mantequilla y harina.

En un bol, batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una especie de crema. Le añadimos los huevos uno a uno y batimos bien para que se integren en la masa. Añadimos el extracto de vainilla.

En otro bol tamizamos la harina y le añadimos el cacao, la levadura y el bicarbonato. Vamos añadiendo los ingredientes secos poco a poco a la masa de mantequilla y huevos, alternando con el yogur. Nos deberá quedar una masa algo espesa.

Cinnamon Tales
Repartimos la masa en los dos moldes y metemos en el horno durante 30 minutos. A partir de los 25 minutos echadle un ojo para que no se queme. Una vez listo, sacamos y dejamos enfriar.
Mientras el bizcocho se hace, podemos preparar la cobertura. Para ello derretimos el chocolate en trocitos con la mantequilla. Una vez líquido, lo dejamos enfriar un poquito y añadimos a continuación el azúcar en polvo y el yogur y la vainilla. Integramos bien y reservamos.
En otro cazo, calentamos un poquito de leche con las nubes. Queremos derretir las nubes, con lo que sólo necesitaremos un poco de leche para que no se quemen. Un vez derretidas, las integramos en el chocolate, removiendo bien. Cuando esté templado, metemos en la nevara para que adquiera consistencia. Yo lo dejé toda la noche.
Una vez lista la cobertura, montamos la tarta. Para ello ponemos 1/3 del chocolate encima de uno de los bizcochos. Colocamos la otra mitad encima y volvemos a cubrir con el resto del chocolate que queda. Para decorar, yo usé un poco de purpurina comestible y unas perlitas de azúcar. Podéis poner lo que se os ocurra, unas flores, frutos secos, fresas… Lo que vuestra imaginación os pida!
Cinnamon Tales

miércoles, 28 de agosto de 2013

Crema de Whisky


Cinnamon Tales
Aquí os traigo una receta muy sencilla y deliciosa. Para variar de tanto bizcocho y tarta, he preparado una rica crema de whisky casera que estoy seguro hará las delicias de muchos!

Es perfecta para tomar bien fría después del café o tras una cena en un vasito pequeño con hielo. Su sabor recuerda un tanto al famoso Bailey's y lo bueno que tiene es que como la haces en casa, el nivel de alcohol lo marcas tu. En mi caso, como no me gusta mucho el whisky (más bien nada) pues le puse algo menos de la cantidad que indico. Pero esto es ya sobre gustos.
Además, como estamos en verano y no nos queremos saltar la operación bikini, he intentado reducir el número de calorías haciendo unas pequeñas variaciones. El resultado ha quedado igualmente delicioso y mucho más ligero que el auténtico Bailey's. Así podemos disfrutar de este rico brebaje sin cargo de conciencia!

Pues eso, que en su elaboración no vais a tardar más de 5 minutos y su sabor os va a sorprender gratamente, así que os aconsejo que probéis a hacerla:
Ingredientes:
1 bote de leche evaporada 
1 bote de leche condensada desnatada pequeño (400ml).
2 cucharadas de café
2 cucharadas de cacao en polvo
250 ml de Whisky (yo puse algo menos)

Preparación:
Vertimos en un bol alto uno a uno todos los ingredientes, primero la leche evaporada, después la leche condensada, el café, el cacao y por último el whisky. Con una batidora eléctrica, batimos durante 2 minutos para que queden integrados todos los ingredientes. 
Cinnamon Tales
Probamos para comprobar que la bebida está a nuestro gusto, si os gusta con más sabor a whisky podéis añadir más, pero es mejor empezar con 250 ml y luego añadir más en caso oportuno. Si os gusta que tenga un mayor sabor a cacao o a café podéis añadir una cucharada más. En mi caso, estas son las medidas que más nos has gustado.
Con un embudo, vamos rellenando una botella de cristal con tapón y guardamos en el frigorífico hasta el momento de servir. Al sacar la botella, antes de servir, la agitamos muy bien para que se mezcle la leche condensada que pueda haber en el fondo.
Cinnamon Tales
En teoría dura unas 3 semanas en la nevera pero en mi caso no duró más de una semana... nos gustó tanto su sabor que un sábado llegué incluso a tomarme un chupito para desayunar... ¡así que cuidado que puede crear adicción!jajaja Creo que no volveré a hacerla por un tiempo para desitoxicarme ;D
Cinnamon Tales
¿No os quejaréis de rapidez y sencillez, eh? Qué lo disfrutéis!!