martes, 18 de octubre de 2016

Rhubarb cake (tarta de ruibarbo)



Cinnamon Tales

Hace mucho que no me paso por aquí...lo se....pero es que entre Lucas y todos los cambios que han decidido presentarse de golpe en mi vida, no he tenido tiempo ni de asomarme por la cocina...salvo para preparar purés... :)

Esta rica tarta la preparé hace unos meses pero no había tenido tiempo aún de subirla...Creo que ya os he hablado del ruibarbo en otras ocasiones. En España es algo difícil conseguirlo, pero yo por suerte tengo una frutería cerca de casa que está especializada en frutas exóticas y de ve en cuando traen. Su consumo es muy habitual en Estados Unidos o Inglaterra, utilizándose principalmente en repostería. Además tiene muchas propiedades para nuestro organismo: ayuda en la pérdida de peso, anti-cancerígeno, mejora el sistema inmunológico... Todo son ventajas!

Así que como siempre os animo a probar esta receta que aunque os parezca larga, en menos de 20 minutos tenéis preparada la tarta (sin contar el tiempo del horno, claro)

Ingredientes: 
Para el crumble:
4 cucharadas de mantequilla derretida
1/2 cup de harina normal (no de repostería)
1/4 cup de azúcar
Una pizca de sal


Para la tarta: 
170 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
1/2 kilo de ruibarbo, cortado en lonchas diagonales de unos 6 centímetros
1 3/4 cups de azúcar
1 1/2 cups de harina normal (no de repostería)
1 1/2 cucharaditas de levadura química
Una pizca de sal
1/2 cucharaditas de ralladura de naranja y una cucharada de zumo de naranja
2 huevos de tamaño grande
1 cup yogur cremoso natural o crema agria


Elaboración:

Precalentamos el horno a 175º C. Para preparar el "crumble" mezclamos en un bol la harina, la mantequilla, el azúcar y la sal hasta obtener grumos tipo migas de pan. Reservamos.


En un molde circular de unos 28 cm ponemos 4 cucharadas de  mantequilla cortada en dados. En un bol mezclamos el ruibarbo con 3/4 cup de azúcar y lo dejamos repostar por unos minutos. Pasado el tiempo, mezclamos bien y lo echamos en el molde. 
Cinnamon Tales
En otro bol mezclamos la harina, la levadura y la sal. Batimos por otro lado la mantequilla restante con el azúcar hasta que quede una textura cremosa y le añadimos la ralladura y el zumo de naranja. Incorporamos los huevos de uno en uno, batiendo bien y por último incorporamos los ingredientes secos alternándolos con el yogur. Deberemos asegurarnos de que todos los ingredientes queden bien integrados en la masa. Vertimos encima del ruibarbo.

Para terminar, añadimos el "crumble" por encima y horneamos durante 50 minutos aproximadamente, dependiendo del horno. Hacemos la prueba del palillo y si sale limpio, nuestra tarta estará lista.
Sacamos del horno y dejamos enfriar 10 minutos. Damos la vuelta a la tarta y dejamos enfriar completamente. Estad atentos de que no pasen más de 10 porque si no el caramelo se enfriará demasiado y no podremos dar la vuelta a la tarta. 
Cinnamon Tales

Cinnamon Tales
¡Os va a encantar su sabor... está buenísima!! Y aguanta perfectamente 3 o 4 días fuera de la nevera, en un lugar fresco.

martes, 19 de abril de 2016

Hummingbird Cake

Tenía este receta guarda desde hace casi 2 años...de hecho, las fotos están sacadas en nuestra anterior casa... La quería para alguna ocasión especial, ya que es una tarta que me gusta mucho...pero creo que ya ha llegado el momento de publicarla...La calidad de las fotos no es muy buena.... las saqué con la cámara vieja y además de noche...
La receta la he sacado del maravilloso blog El Rincón de Bea. La he visto en muchas otras páginas en internet, pero esta es la que más me ha gustado por la diversidad de frutas que se utilizan: plátano, piña y coco. Es perfecta para prepararla estas Navidades o en alguna cena especial que hagáis.  Se guarda en la nevera para degustarla bien fresquita y la combinación de las frutas, las nueces y el queso seguro que sorprenderá a vuestros invitados.
Cinnamon Tales

Ingredientes:
225 gr. harina trigo todo uso
1 cucharadita canela
1/2 cucharadita bicarbonato sódico

1/2 cucharadita sal
50 gr. nueces muy picadas
50 gr. coco rallado
100 gr. azúcar blanquilla
100 gr. azúcar moreno integral

1 huevo XL y 1 yema
155 gr. piña al natural escurrida
3 plátanos hechos puré (unos 215 gr.)
125 gr. aceite oliva
1 cucharadita extracto de vainilla

Para el frosting:
3 tarrinas de queso cremoso light tipo Philadelphia
4 cucharadas de azúcar glas (o más, según gustos)
1 cucharada de azúcar avainillado)
Preparación:
No os asustéis aunque veáis la receta larga. Es muy fácil de hacer y el resultado es exquisito. Os lo aseguro :D
Con ayuda de un cuchillo, vamos picando las nueces, pero sin dejar que se hagan polvo. Después, trituramos la piña (sin el jugo) y los plátanos con la batidora eléctrica y reservamos.
Tamizamos la harina en un bol y añadimos la canela, el bicarbonato, la sal, las nueces y el coco.
Aparte, batimos el huevo con los dos azúcares hasta obtener una mezcla cremosa. Añadimos el aceite, el extracto de vainilla, la piña y el plátano hechos puré y batimos hasta que consigamos una mezcla uniforme.
Mientras, vamos a precalentar el horno a 175ºC.
Ahora, añadimos los ingredientes secos y los integramos a la masa con movimiento s envolventes. No debemos pasarnos y batir demasiado, por eso es mejor hacer este último paso de forma manual, con una espátula o con la varillas pero con suavidad.
Engrasamos un molde de 18-20 cm con mantequilla y echamos la masa en él sin llenarlo hasta arriba. Este pastel sube bastante, así que es mejor no llenar el molde demasiado. Como me sobró parte de la masa, preparé unos moldes de muffin y vertí la masa restante en ellos. Me salieron unos 6.
Horneamos durante 45-50 minutos según sea de grande el molde. Al tener tanta fruta, puede que el bizcocho lleve un poco más de tiempo para hacerse. Por eso, si tenéis 3 moldes pequeños de 18 cm es mejor que hacerlo en uno solo de mucho fondo. Yo no tengo, así que simplemente lo he llenado menos y dejado más tiempo en el horno.
Una vez listo, dejamos enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos y pasado este tiempo, lo desmoldaremos y dejaremos enfriar totalmente.
Cuando estén totalmente fríos, los envolvemos en papel film y los metemos de un día para otro en la nevera para que se asiente la miga.
Preparamos la cobertura también un día antes. Para ello, batimos el queso con el azúcar glas y el avainillado con una batidora manual. Probamos para ver si nos convence la cantidad de azúcar. Ya sabéis que a mí no me gustan los bizcochos muy dulces, así que puede que queráis echar algo más. Tapamos la mezcla con papel de aluminio y metemos en la nevera hasta el día siguiente.
Cinnamon Tales
Para el montaje de la tarta, partiremos el bizcocho en 3 partes (capas).  Con una espátula cubrimos la parte superior de dos de las capas y las vamos colocando una encima de otra. Cubrimos por último con la tercera y cubrimos toda la superficie incluidos los lados con el resto del frosting. Adornamos con nueces por los laterales y algunas en la parte superior y … ya tenemos nuestra deliciosa tarta lista para degustar!
Cinnamon Tales
Es esta foto os podéis hacer una idea de como queda el corte... apetecible, no??
Cinnamon Tales
¡Deliciosa!

lunes, 9 de noviembre de 2015

Galletas de limón y mantequilla


Cinnamon Tales
Hoy hace una semana que me reincorporé al trabajo tras la baja maternal... qué rápido han pasado estos meses!!! Parece que fue ayer cuando di a luz y cogí a mi hijo en brazos por primera vez... La verdad es que 16 semanas no es nada poder cuidar a tu bebé... pero eso es otra batalla que algún día tendremos que ganar en este país.
La gente me decía que seguro que ya tenía el gusanillo de incorporarme a la vida laboral...pero lo cierto es que no tenía (ni tengo) ni una pizca de ganas ... y es que he disfrutado cada minuto de mi baja maternal con Lucas. Para ser sincera, él me lo ha puesto muy fácil... es un niño muy bueno y risueño que duerme y come muy bien y pocas veces llora... Ha venido conmigo a todas partes y la verdad ahora que he empezado a trabajar y en breve tendré que volver a viajar....se me va a hacer muy duro. Es una pena que no me pueda acompañar como el año pasado...cuando lo llevaba a todos lados dentro de mi tripa! :D Pero bueno....toca volver a la "normalidad" (si es que dejar a tu bebé de 5 meses se puede llamar así...) y reincorporarse a la vida laboral. Y no es que no me guste mi trabajo, pero no me hubiera importado quedarme con Lucas otros 5 meses más!
En fin, ahora valoraré mucho más si cabe los fines de semana para disfrutar de mi familia, no? 
Pues bien, para darme energía y endulzarme un poco el amargo momento de dejar todas las mañanas a mi hijo, acabo de sacar del horno estas ricas galletas. Son muy fáciles de preparar y están deliciosas. Aguantan perfectamente una semana en un bote hermético. Os animo a que las hagáis porque van estupendamente bien para la merienda o desayuno o para picar entrehoras. La receta me la pasó una amiga este verano, pero la he tuneado un poco. Además, para hacerlas más sanas, las he hecho esta vez con harina integral y leche de avena, aunque la receta original es como indico abajo.
Os dejo la receta y unas fotitos para que veáis la pintaza que tienen.
Cinnamon Tales


Ingredientes:
300 g de harina de repostería
1 yema de huevo grande cruda
1 yema de huevo grande cocida
150 g de mantequilla
1 cucharada de leche
70 g de azúcar

Ralladura de 1 limón


Elaboración:
Ponemos la mantequilla unos segundos en el microondas para ablandarla. En un bol ponemos la harina y hacemos un volcán. Añadimos en medio la mantequilla, el azúcar, la ralladura de limón, la yema de huevo cruda y la yema cocida desmigada. Meclamos hasta que nos quede una masa que se pueda manejar fácilmente. Al principio quedará como migas de pan, pero poco a poco tomará consistencia y se podrá manejar.
Formamos una bola aplanada y la metemos masa media hora en el frigorífico tapada con un plástico transparente.

Cinnamon Tales
Cinnamon Tales

Precalentamos el horno a 180. Ponemos la masa entre un trozo de papel de hornear (abajo) y otro de plástico de cocina transparente (arriba) y con la ayuda de un rodillo, formamos una lámina de medio centímetro de espesor. Cortamos las galletas con un cortapastas redondo o de bordes rizados y las vamos depositando en una bandeja forrada de papel de hornear. Salen unas 30 galletas. 
Batimos la clara de huevo sobrante y pintamos las galletas. Espolvoreamos azúcar con encima y horneamos durante 12-15 minutos, Las dejamos enfriar en una rejilla y a disfrutar!

Cinnamon Tales
Parece que a mi gata le han encantado... en cuanto me he despistado, les ha echado la zarpa! :D
Cinnamon Tales

miércoles, 28 de octubre de 2015

Magdalenas caseras (de las de antes)

¡Madre mía! Hacía un montonazo de tiempo que no publicaba nada.... y no es que haya olvidado de la repostería ni nada por el estilo... simplemente es que el tiempo ha pasado volando. Además, he de reconocer que me he vuelto un poco perezosa con eso de escribir la receta, hacer las fotos del postre, subirlas al blog... vamos...puras excusas!

Pero hoy quería compartir con vosotros este descubrimiento reciente. Ya había hecho otras veces magdalenas...pero estas se llevan la palma. Están deliciosas, con un sabor y una textura que te trasladan al pueblo... bueno, si en vuestros pueblos os daban de merendar magdalenas claro!
Nosotros las hemos desayunado hoy y es una gran forma de empezar el día. Imaginaos lo bien que huelen que nuestra gata que es muy golosa, me persigue por toda la casa en cuanto llevo una en la mano. Pero tranquilos que no le doy, que el dulce no es bueno para los gatos...aunque me da una penita con esa mirada que pone de no haber roto nunca un plato...

Os dejo la receta aquí, que como siempre es bien fácil y rápida. La vi un día de casualidad en Canal Cocina y menos mal que me decidí a probarla. Esta receta pasa a formar parte de mis top ten favoritas

Ingredientes para unas 18 magdalenas medianas:

4 huevos grandes

30 ml de agua de azahar (unas 2 cucharadas soperas)
100 gr. de nata líquida
175 gr. de aceite de girasol 
75 gr. de zumo de naranja
250 gr. de azúcar
La ralladura de una naranja
1 sobre de levadura
350 gr. de harina


Elaboración:

Con unas varillas, mezclamos los huevos con el azúcar hasta obtener una crema blanquecina. Añadimos la ralladura de la naranja y el agua de azahar y los unimos bien. Agregaremos la nata, el aceite y el zumo de naranja y mezclamos todos los ingredientes para que queden bien integrados. A continuación, le añadimos la harina y la levadura tamizadas, poco a poco, hasta lograr una masa homogénea. Dejamos reposar unos 10 minutos y vamos mientras preparando las cápsulas para nuestras magdalenas. 


Echamos la mezcla en cada una de las cápsulas de magdalena, siempre rellenando solo ¾ de su capacidad. Recordad que luego en el horno subirán. Para crear la especie de copete que tienen las magdalenas de pueblo, espolvoreamos un poco de azúcar por encima de cada magdalena. Dejamos reposar otros 10 minutos y metemos en el horno a 200º de 15 a 20 minutos, dependiendo como siempre del tipo de horno.

Pasado este tiempo, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Están buenísimas en cualquier momento, pero sobretodo acompañadas de un vaso de leche fría... ¡El desayuno perfecto! Ya me contaréis si os animáis a hacerlas.

domingo, 27 de julio de 2014

Bizcocho de Limón


Cinnamon Tales
Mi madre (como todas las madres) es una gran cocinera. Todo el mundo que viene a mi casa lo dice. El mejor bonito encebollado del mundo es el que mi madre guisa.... Sin embargo, en lo que a repostería se refiere... creo que pocas veces he visto a mi madre con las manos en la masa, haciendo un bizcocho (si exceptuamos su famoso bizcocho de yogur y manzana). Así que lo de lo hornear tartas y panes me debe venir por otro sitio. Y es que mi pasión se desató cuando me mudé a un piso compartido por primera vez en Madrid. Allí hice mis primeros intentos (fallidos) y aprendí que en repostería lo más importante son las medidas y cantidades exactas... ahí está el secreto de una buena tarta o pastel.
Sin embargo...retrocediendo un tiempo atrás, creo encontrar el origen de esta afición mía. Recuerdo entrar en la casa de mi tía y oler ese delicioso aroma de bizcocho recién horneado. Mi tío, en sus años jóvenes fue ayudante de repostería en una confitería y tras jubilarse decidió retomar su antiguo trabajo, esta vez como hobby. Desde petit choux a croissants, pasando por roscos de Reyes o baklavas. 
Muchas veces hablamos de que cuando volviera a Santander por un tiempo largo, me tenía que enseñar a hacer hojaldre...esa masa maldita que tantas veces se me ha resistido :D. El verano pasado sin ir más lejos, preparé este bizcocho de limón y le subí un poco para que lo probara y me diera su opinión. Acordamos entonces, que en Navidad subiría a Santander y me enseñaría por fin a hacer hojaldre ... 
Cinnamon Tales
Por desgracia, el destino tenía otros planes y precisamente mi tío nos dejó poco antes de comenzar las Navidades. Pero no nos pongamos tristes. La receta de hoy se la dedico a él, que allá donde esté, estoy segura que sabrá apreciar un buen bizcocho y con un poco de suerte, habrá olido el delicioso aroma que salió esta mañana de mi cocina.
La receta original es de Martha Stewart. yo le he adaptado ligeramente.
Ingredientes:
Para el streusel:
1 3/4 cups de harina para todo uso 
3/4 cup de azúcar de caña
1 cucharadita de sal 
170 gr de mantequilla sin sal fría 
Para el bizcocho:
3 limones, cortados en rodajas finas como el papel, los extremos descartados 
2 cups de harina para todo uso 
1 cucharadita de levadura química 
1 cucharadita de bicarbonato de sodio 
1 1/2 cucharaditas de sal 
1/2 cup de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
1 cup de azúcar blanquilla (yo puse moreno) 
3 cucharadas de ralladura de cáscara de limón 
2 huevos grandes 
1 cucharadita de extracto puro de vainilla 
1 cup de yogur natural

Elaboración:
Lo primero de todo prepararemos el streusel. Para aquellos que no lo conozcáis esta palabra, os diré que viene del alemán y significa "algo esparcido o espolvoreado". Se trata de una especie de cobertura de mantequilla, harina y azúcar típica en Alemania que se utiliza en repostería, principalmente magdalenas y bizcochos. Algunas recetas incluyen especias y frutos secos. 
Mezclamos la harina, el azúcar moreno y la sal. Usando un cortador de pasta o con los dedos, cortamos la mantequilla en la mezcla de harina hasta que se forme una textura como de migas de pan. Envolvemos con film y reservamos en la nevera hasta que esté listo para su uso.

Cinnamon Tales
Para el bizcocho, cortamos el limón en finas rodajas. Yo lo hice con una mandolina. Cocinamos las rodajas en una olla mediana con agua hirviendo durante 4 minutos. Escurrimos y volvemos a cocinar. Colocamos las rodajas en una sola capa sobre una bandeja para hornear forrada con papel pergamino y dejamos secar.
Mientras, precalentamos el horno a 180º. Untamos con mantequilla un molde para pasteles de unos 22 cm. 
En un bol, tamizamos juntos la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal. Batimos aparte la mantequilla, el azúcar y la ralladura de limón hasta que quede una masa suave y esponjosa. Añadimos los huevo de uno en uno y luego la vainilla. Agregue la mezcla de harina en 3 adiciones, alternando con el yogur. 
Cinnamon Tales
Vertimos la mitad de la mezcla uniformemente en el molde. Organizamos la mitad de las rodajas de limón en una sola capa sobre la masa y extendemos la masa restante sobre la parte superior. Cubrimos con las rodajas de limón restantes y para terminar, espolvoreamos el streusel que teníamos reservado en la nevera sobre la masa.

Horneamos hasta que el pastel esté dorado, durante unos 55 minutos. Hacemos la prueba del palillo y si está listo, sacamos del horno y dejamos enfriar 15 minutos. Pasamos un cuchillo alrededor de los bordes del molde para desmoldarlo mejor. Dejamos enfriar completamente sobre una rejilla. ¡Y ya podemos disfrutar de nuestro rico bizcocho casero!
Cinnamon Tales
¡Que lo disfrutéis! 

domingo, 20 de julio de 2014

Bizcocho de las Carmelitas Descalzas

Cinnamon Tales
La receta que hoy os traigo es muy especial. Y es que tras haber pasado unas semanas no muy afortunadas en diferentes aspectos, mi amiga Patricia me regaló un vasito con masa madre para la preparación de un bizcocho. Yo no había oído nunca hablar de algo así. Lo que le hace tan especial y diferente al resto es que te tienen que pasar esa masa madre y al hacerlo, te están desando suerte y salud. Se tardan 10 días en la preparación del bizcocho y luego tú tienes que separar parte de la masa para tres personas y pasarles la receta. No soy muy amiga de esto de las "cadenas", principalmente de las que te llegan por email... pero en este caso hice una excepción pues me pareció una forma muy bonita y original de hacer un regalo a tus amigos o familiares.

Lo cierto es que este bizcocho tiene una larga historia, ya que se dice que fue un misionero, el padre Pío en Egipto,el que hacia el bizcocho y daba pequeñas porciones de la masa madre a los fieles y así se ha ido propagando a lo largo de los siglos. En algún momento de la historia, llegó a las manos de las Carmelitas Descalzas y éstas continuaron con la tradición.

Preparación:
Antes de hacer el bizcocho.... 

Como ya he dicho, se requieren 10 días para la elaboración del bizcocho, empezando un jueves y horneando el bizcocho el sábado de la semana siguiente.
No se puede usar batidora, ni frigorífico, ni otros aparatos modernos, tan sólo se mezclará con una cuchara de madera (aunque yo utilicé varillas manuales para evitar que me quedaran grumos... :)
Las medidas que utilizaremos son "vasos" y para ello os aconsejo utilizar como referencia el vaso en el que os llega la masa madre.
Cinnamon Tales

Pasos: 
Jueves: se vierte el contenido del vaso con masa madre entregado en un recipiente mayor (que sea grande porque irá creciendo) y se añade un vaso de azúcar y otro de harina pero no se mezcla nada. 

Viernes: se mezcla con una cuchara. 

Sábado: no se toca. 

Domingo: no se toca. 

Lunes: se añade un vaso de azúcar, otro de leche y otro de harina y se deja reposar sin mezclar. 

Martesse mezcla todo bien con una cuchara hasta que quede homogéneo. 

Miércoles: no se toca. 

Jueves: no se toca. 

Viernes: no se toca. 

Sábado: aquí viene lo bueno…Se apartan de la masa obtenida 3 vasos (masa madre) que se entregarán a 3 personas a las que desees suerte y salud. Al resto de la masa se le añaden el resto de ingredientes. Id removiendo tras cada uno de ellos, no los echéis de golpe:

Resto de ingredientes:
2 vasos de harina
1 vaso de azúcar (o sólo medio, al gusto)
1 vaso de aceite de girasol
1 vaso de leche
2 huevos 
1 sobre de levadura 
1 pizca de sal
1 vaso de nueces o almendras picadas
1 ó 2 manzanas troceadas
1 pizca de canela
Ralladura de naranja o limón
Una cucharadita de vainilla

Mezclamos todo poco a poco, hasta conseguir una masa cremosa y homogénea y lo pasamos a un molde. Recordad untar de mantequilla las paredes y espolvorear un poco de harina previamente en el molde, para que cueste menos sacar el bizcocho. Se mete al horno a 180º durante 40-45 minutos. Comprobaremos si está hecho introduciendo un cuchillo. Si la hoja sale limpia está perfecto, sino horneamos un poco más. A mi me salió un bizcocho bastante grande, con lo que estuvo en el horno cerca de una hora.

Cinnamon Tales
Por último dejamos enfriar bien y ya podemos disfrutar de nuestro rico bizcocho. De verdad que el resultado es delicioso. Un bizcocho lleno de sabor y muy esponjoso. Me recuerda a los que hacen las monjas en los conventos. Así que ya sabéis, si la receta llega a vuestras manos, animaos a hacerlo. Os saldrá estupendo. Ah! se me olvidada... yo lo barnicé por encima con un poco de mermelada de melocotón para darle un poco de brillo a la capa superior.
Cinnamon Tales
Aquí tengo uno de los botes con masa madre preparado para pasárselo al siguiente...
Por supuesto, también podemos comenzar nosotros a elaborar la masa madre y así empezar una nueva cadena de suerte y salud... Estos son los pasos a seguir:

Preparación de la masa madre del Bizcocho de las Carmelitas Descalzas
Para preparar la masa madre necesitamos los siguientes ingredientes:
1 vaso de harina 
1 vaso de leche 
1/2 vaso de azúcar 
1/2 sobre de levadura química
La preparación es muy simple. Tan sólo hay que juntar en un bol todos los ingredientes y mezclar con una cuchara. Lo tapamos y dejamos reposar un día fuera de la nevera. A partir de aquí empezamos la receta que antes os he puesto, desde el paso nº1. 

Pues eso, que espero que os haya gustado esta original receta llena de buenos sentimientos y delicioso sabor. Por cierto, os dejo uno de los tocados en los que hemos estado trabajando últimamente para que veáis lo chulos que son. Si queréis ver más, estamos en Facebook. Sólo tenéis que buscar Señorita Lola veréis nuestro trabajo.
Y ahora... ¡a disfrutar del verano!




sábado, 5 de abril de 2014

Chocolate Banana Cake

A pesar de llevar más de 10 años viviendo en Madrid, sigo descubriendo sitios increíbles situados en pleno centro. Pues bien, esta mañana hemos ido a un mercadillo benéfico que vi anunciado en internet. Es una Pop up Store que estará hasta este domingo y donde se pueden comprar muebles, ropa, artículos D.I.Y. ...Además, hacen una recogida de alimentos que irá destinada a niños sin recursos. Os animo si podéis a pasaros por allí porque merece la pena. Seguro que encontráis algo y si encima es por una buena causa...
El aliciente extra para acercaros, es que podréis visitar un bonito ejemplo de la arquitectura industrial de la capital construído en 1902. Se trata de una antigua fábrica de carruajes fundada en 1840 llamada Lamarca Hermanos. La empresa tuvo un gran prestigio en su época y fabricando todo tipo de vehículos, coches de paseo para los aristócratas, de gala para la Comisión de Gobierno del Congreso de los Diputados y carrozas para la Casa Real. El edificio se encuentra situado en la calle Fernando VI, 10 y estuvo durante años prácticamente en ruinas hasta que en 2010 fué restaurado. Consta de dos plantas y en ellas se mezclan elementos clasicistas y modernistas. Los techos de madera con vigas a la vista y las columnas de hierro son preciosos. Ha sido todo un decubrimiento! Y lo curioso del caso es que habré pasado por ahí miles de veces, sin fijarme en este magnifico edificio... En fin, que Madrid sigue sorprendiéndome. 
Cinnamon Tales
La tarta de hoy es una perfecta combinación de plátano y chocolate. Sabéis que no soy fan de esta fruta.... pero en bizcochos me parece deliciosa. Aquí os dejo la receta:

Cinnamon Tales

Ingredientes:
Para el bizcocho necesitaremos:

1 1/2 cups de azúcar blanco
1 3/4 cups de harina de trigo
3/4 cup cacao en polvo 
1 1/2 cucharaditas de bicarbonato sódico 
1 1/2 cucharaditas de levadura química
1/2 cucharadita de sal
2 huevos grandes
4 ó 5 plátanos de Canarias maduros 
3/4 cup agua templada
1/2 cup leche
1/2 cup aceite de girasol
1 1/2 cucharaditas de extracto de vainilla


Ganache de chocolate:
227 gramos de chocolate para postres
3/4 cup nata
1 cucharadita de mantequilla

Elaboración:
Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos un molde de unos 24 cm de diámetro con un poco de mantequilla y enharinamos. Esto hará que el bizcocho no se pegue al fondo y el desmoldado sea mucho más fácil.
En un bol, juntamos todos los ingredientes secos, la harina tamizada, el cacao, la sal, la levadura química, el bicarbonato y el azúcar.
En otro bol preparamos los ingredientes húmedos. Con la ayuda de una batidora manual, trituramos los plátanos. Tambien lo podemos hacer con un tenedor si no queréis manchar más. Yo soy un poco vaga y prefiero hacerlo con la batidora! :D
Cinnamon Tales
A continuación incorporamos los huevos batidos, la leche, el aceite y el extracto de vainilla. Removemos bien y vamos añadiendo el agua templada. 
Ahora, vamos a ir añadiendo poco a poco los ingredientes secos. Batimos con fuerza para que queden todos bien incorporados. Nos quedará una masa oscura ligeramente líquida.
Vertimos en el molde y al horno! Pasados 40 minutos, deberemos estar atentos para que no se nos queme. En mi horno tardó en hacerse unos 45 minutos más o menos.... pero el tiempo ya sabéis que es orientativo y depende de cada horno.
Cinnamon Tales



Aquí os dejo un foto del corte. No es muy buena, porque la saqué con el móvil...pero os podéis hacer una idea de lo suave y esponjoso que queda el bizcocho... sin mencionar el aroma que desprende al cortarlo....
¿Qué la disfrutéis!